Saltar al contenido

Cómo fotografiar y editar fotos de interiores

3 julio, 2018

“Era una mañana nublada de otoño y me dirigía a una cita”, me cuenta el fotógrafo suizo Marco Zedler. “Desde el camino vi la cima de un abedul muerto anidado detrás de árboles y arbustos. Eso me dio curiosidad, ya que los abedules suelen ser removidos de áreas densamente pobladas”. Está recordando la primera vez que descubrió los paisajes ocultos y místicos que aparecen en su serie Wetland.

Unos días más tarde, Zedler regresó a este lugar y notó un pequeño pantano justo más allá de la maleza. No podía ver mucho. Todo estaba muy crecido. Pero al pasar entre los sotobosques de esta zona a lo largo del río Rin, fue como si hubiera atravesado lo que él llama un “portal mágico”. En lo que se sintió como un instante, Zedler fue transportado de una calle ruidosa y densamente poblada a un mundo de naturaleza y soledad.

“De alguna manera, todo encajaba en ese momento”, recuerda. “La luz melancólica de un día nublado de otoño, el marchitamiento silencioso de la naturaleza. Era la sensación de estar completamente solo con uno mismo: ser uno con el lugar y sentir la base de la propia existencia”.

Desde hace unos tres años, Zedler visita este lugar varias veces al año. Crea nuevas imágenes para esta serie sólo “cuando todo encaja”, lo que, según el fotógrafo, es raro. Como tal, la serie está inacabada. Sigue buscando un vínculo visual con el entorno urbano que existe justo fuera de este refugio aparentemente olvidado para captar el contraste de dos mundos divergentes.

Zedler no es ajeno a la soledad de la naturaleza. De niño, los bosques, los campos y los arroyos eran su patio de recreo. Estaba fuertemente influenciado por la huida de las convenciones y restricciones sociales. Y como adulto, estos recuerdos se encarnan en sus fotografías. Esta perspectiva se puede encontrar en gran parte de su trabajo, como New Home, Into The Place, Kinzig, y más, que se extiende a través de un puñado de lugares de otros mundos en toda Suiza y Alemania.

“Quiero entender por qué ciertos lugares me inspiran. Quizás estoy buscando un núcleo universal, un punto donde las líneas de mi propio pasado se cruzan con la historia de un lugar”, dice Zedler. “En los últimos años, sin embargo, he encontrado cada vez más inspiración en la vida cotidiana. Puede ser emocionante observar más de cerca lo que es familiar – tomarse el tiempo para hacer una pausa por un momento y estar atento al entorno inmediato”.

Aldous Huxley dijo una vez: “Cuanto más poderosa y original sea una mente, más se inclinará hacia la religión de la soledad”. Décadas más tarde, la fotografía de Zedler rinde homenaje a este sentimiento atemporal.